ADMINISTRACIÓN DE ACTIVIDADES

Todos los seres humanos tenemos el mismo capital de tiempo, diario, semanal, mensual y anual, cada uno tiene un desempeño diferente según como lo invierta.


  1. Llevar a cabo todo lo que toquemos: por tanto, es mejor que no toquemos nada para lo cual no estemos preparados. Esto tanto cosas como el correo electrónico.
    Debemos pedirle a todo el mundo que escriba una línea de “asunto” bien detallada de modo que ya sepamos de qué se trata el mensaje antes de abrirlo. Es mejor que no abramos ningún mensaje electrónico o toquemos ninguna hoja de papel si no estamos preparados para actuar inmediatamente.
  2. Hacer cada día una lista de las seis tareas más importantes que debemos llevar a cabo. Y cumplirlas.
  3. Planificar cada mañana cuánto tiempo le dedicaremos a cada tarea de la lista diaria: de este modo lograremos determinar si abrigamos expectativas realistas. Una buena regla es que las seis tareas más importantes requerirá de seis horas o menos. Si necesitamos más tiempo, estamos en problemas.
  1. Planificar el día: establecer dentro de qué períodos de tiempo llevaremos a cabo cada tarea de la lista. También debemos reservar tiempo para el correo electrónico y otras tareas diarias. El reto es cumplir con el plan pase lo que pase.
  2. Priorizar: debemos concentrarnos primero en las tareas más difíciles y luego hacer las cosas más sencillas.
  3. Siempre debemos preguntarnos: “¿me crearé un problema si desecho esto?” Y si le respuesta es “no”, simplemente debemos desecharlo. Es increíble la cantidad de basura que guarda la gente.

DIAGRAMA DEL PROCESO PARA ADMINISTRAR ACTIVIDADES


¡Es hora del reto! 
Ahora que ya conoces como administrar tus actividades:

-Realiza una lista de las 6 actividades por hacer en el día.
-Prográmalas en el calendario de Google.
-Al final del día revisa si cumpliste con todas y realiza una conclusión.
-Sube tus resultados en un documento de word o pdf.